Posts Tagged 'tales'

Weekend

Ahora si que no aguanto más. Puedo entender el arrebato, pero no aguanto más. Me voy cayendo, con el arma en la mano, sosteniendo las últimas miradas que buscan a alguien que pueda tenderles la seguridad del minuto siguiente, aunque sea solamente la sensación fría que recorre la espalda, el sudor de las manos, el miedo que sube a la cabeza como una presión que pareciera querer estallar; lo que quieren es la certeza provisoria de saber que tendrán un futuro capaz de prolongarse por muy delgado que sea su espesor, pero un futuro al fin de cuentas; que sea como un ancla o un molino es lo de menos. Denme un punto de apoyo y moveré al mundo decía Galileo. Esta base es mucho más modesta e intuitiva, busca la sobrevivencia biológica en el seno de lo inorgánico. Ser una piedra o un frasco de humo, pero ser.

Siento el arma retroceder tras el primer disparo. Mi caída es una caída oblicua,

Paso es el paso del mulo en el abismo,

y al final árboles encajo en todo abismo.

Cuerpo, quien fuera cuerpo y más cuerpo.

Escucho un grito desgarrado, la confesión de impotencia. La impotencia del cuerpo cálido por resistir al embate del bólido extraño que penetra como el fuego, metalurgia sagrado.

Todo se fragmenta. El tiempo, con su locura de órbitas, la altura con el espacio abierto entre los frascos de conservas, donde se instalan las grasientas marcas de los dedos  de clientes lujuriosos, amasijos de fantasmas preparados por el brillo de los cinemascopios.

Cuánta desdicha hay en ese movimiento, cuanta paz hay en el silencio de las rocas.

Comparte este post con el siguiente URL: http://bit.ly/dDxDFM

Array

¿Ves aquella luz? dijo el hombre. Es el campo, concluyó tras una brevísima pausa que incidía con rigor, a modo de una aseveración tajante ante la cual se perpetuaba la incapacidad de ejercer réplica. Fuerzas dormidas. Aligeraste los hombros al instante de murmurar esas palabras. El campo radiaba una luz fantasmagórica, y el hombre que se había bajado del burro para sentarse en torno a la fogata, tenían en el rostro huellas de un cansancio que le antecedía. Entre las runas de su piel se asentaba la historia completa de la línea familiar, con su especial dosis de encuentros, corazones rotos, incestos, perjurios, odios, búsquedas, frustraciones. Temiste que a su vez el fuera capaz de leer en ti los mismos signos, adivinar con la asechanza de un vistazo la ilegitimidad del nacimiento de alguno de tus abuelos, la enfermedad que había hecho a tu padre un hueco estertor incapaz de levantarse de la cama. Resignado dirigiste la mirada al fuego. Sabías que ya te estudiaba. Bastaría con que los ojos se posaran más detenidamente entre las facciones, para que de tanto mirarte bajo las llamas haciéndose sombras en su marea, llegara a conocerte más de lo que toda tu vida cargada a fuerza de toser y respirar te plantearía enfrente, afilada como una caja sin cerradura. Aligeraste tus manos sacudiéndolas tibiamente contra la oscuridad. Te colocaste el sombrero mientras montabas el burro que te llevaría a la hacienda. ¿Ves aquella luz? le dijiste al hombre sentado que te miraba perplejo. Es el campo.

De lo onírico

Esto es despertar, sentir el cuerpo dando vueltas sobre si mismo. La sed comienza en la noche, uno se levanta, toma un poco de agua, y vuelve a acostarse. Esto es ceder la conciencia. Tomar agua para después acostarse, es beber un trago de lucidez y de nuevo el sopor. Los ojos cerrándose para que el interior de la cabeza permanezca sin iluminación, para no despertar fantasmas. El interior de los sueños es un hervidero de ideas que se suceden sin orden fijo. Pero enseguida la continuidad individual, aquello que permite afirmar la trivial identidad del “yo soy yo” se desvanece, y será después, cuando el día siguiente con sus estrellas y movimientos perpetuos rehaga el espacio entre el sueño y el despertar, que la memoria reconstruirá esa tautología de saberse uno mismo.

Bostezar: es encontrar rastros del sueño sobre las sábanas. Habría jurado que pasillos, ventanas, puertas, calles, piedras, luces, aves, ojos ávidos, tactos, eran solo un sueño, pero me encuentro en uno de esos cuartos de hotel, lujoso y desconocido, con rastros de un incendio –metafísico- al lado. Me levanto. Doy unos dudosos pasos hacía la sala de la habitación, y veo a un pequeño alebrije recibiendo con agrado la visita de quien dormido, lo había invocado. Todo es concatenar, lo reconozco, abrazar un eslabón a otro conforme van llegando sin detenerme a pensar si encajan correctamente, o si el enlace resulta forzado. El alebrije me reconoce, ¿pez o alebrije?, y cuando la tensión mantenida por dos quietas miradas llega a vorágine de colapso, entra mi mujer con el desayuno: unos sándwiches recién comprados en un puesto callejero de allá abajo, y una bandeja con frutas de estación. Todo se queda fijo como una fotografía.

Sentados en la mesa, hay un silencio incomodo, pero comemos. En seguida mi mujer me expresa su duda telequinéticamente: “Si este es Richard Foe, la misma persona que conocemos, me pregunto si ha tenido una historia corporal continua desde la última vez que lo vi”, a lo que le respondo con el mismo mutismo: “No nos queda más que tener fe, y la precaución dispuesta”. Richard Foe, ejecutor demente, nos alarga una carta…

GNOSIS

Abordaré este tema a través de una anécdota que me sucedió hace un par de días…

Sucede que un buen amigo me invitó a ir a una Gnosis, a formar parte de un grupo de gnósticos. Al principio estaba algo entusiasmada porque él mencionó “filosofía”, así que  pensé “OMG, yo amo la filosofía -válgase la redundancia- aquí seguro encuentro otros locos como yo, y/o peores, ¡que genial!”. Éste amigo estaba seguro de que me gustaría ser gnóstica, así que insistía en que fuera, además nuestras pláticas eran considerablemente cómodas, entonces me decidí a visitar la Gnosis.

Invité a davOd (un ente de por ahí), él tenía ganas de conocer gente nueva, así que yo, confiada en que ese “grupo” sería de lo más, lo llevé; en mi mente aún tenía esas palabras “OMG, i love da wisdom…” pero ¡¡NIET!!, nada de eso señores míos, no se dejen engañar. Verán, al principio todo pareció agradable, el conferencista hablaba sobre el equilibrio, sobre que el péndulo lo era todo, y cosas ligadas a ello, sin embargo, luego se fue en contra de las religiones:

-¡Oh no! Pobres religiosos, pobres católicos inocentes, piensan que Jesus es el maestro, piensan que están cumpliendo con todo lo que dictan los mandamientos, pero qué equivocados están, Javhé no es lo mismo que blablabla… (mencionó nombres que poco me importan)

El punto es que desde ahí fui dándome cuenta de sus trabas. Efectivamente, al principio me encantó que fueran VS las religiones, porque ya ven que de repente se me vienen ataques de anticristo, pero luego…

-El maestro, escúchenlo bien, es fulano de tal (no recuerdo el nombre), el es quien tiene la razón, y fíjense, quien siga las recomendaciones, o sea, el buen gnóstico, irá subiendo sus niveles.

¿Qué demonios? Se supone que van en contra de la religión. Miren, según la RAE (ésta si es una maestra de verdad)

religión.

(Del lat. religĭo, -ōnis).

1. f. Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto.

2. f. Virtud que mueve a dar a Dios el culto debido.

3. f. Profesión y observancia de la doctrina religiosa.

4. f. Obligación de conciencia, cumplimiento de un deber. La religión del juramento.

5. f. orden (‖ instituto religioso).

¿No es más que evidente el que los gnósticos estén cayendo en lo mismo? Con decirles que hasta mencionaron lo de Moisés y luego los 10 mandamientos… oh perdón:

-¡No! ¡Los religiosos están mal!, no son 10 mandamientos, son 12, y déjenme explicarles cada uno de ellos, porque ellos creen cumplir bien los mandamientos, pero fíjense que la cosa está así…etc, etc…

Así es, mis estimados, lo único que hace la gnosis es actuar supuestamente en contra de la religión, pero al mismo tiempo serlo; y bueno, hay un amigo que me dijo “Para mi los gnósticos son como cientólogos” y jajaja, no estaba muy lejos de la realidad, pretenden hacer ver la gnosis desde un ángulo científico, recuerdo otra cosa que el conferencista dijo:

-Ayayay… los arquitectos, dicen que algunas estatuas y monumentos de los mayas y otras culturas pasadas están desgastadas, que por eso se ven así, ¡Qué ingenuos! Si supieran que los mayas las hicieron así porque es la antítesis, por eso los hacen deformes, como les digo, el equilibrio lo es todo.

Si si si señores, yo me declaro seguidora de esa wea del “equilibrio” pero digo, de otro modo; ahí establecen todo, te sugieren hacer esto y no hacer aquello. Yo no puedo asegurar lo de las estatuas antítesis o simplemente desgastadas, a lo mejor sea cierto, pero pareciera que solo lo hacen para llamar la atención de adultos incomprendidos que desean a como de lugar lograr sus objetivos, entonces, como la ven muy difícil, se encuentran con la gnosis“Si sos gnóstico, tendrás todo lo que querás”; su gran salida.
davOd, al terminar la reunión, dijo secamente: “¿Ves Montha? Los resultados de cuando se intenta combinar la ciencia con la religión.”

En fin, no sé por qué no se me ha ocurrido buscar el significado de todo este embrollo, a ver si hay algo en la Wiki…

El gnosticismo es un conjunto de corrientes sincréticas filosófico-religiosas que llegaron a mimetizarse con el cristianismo en los tres primeros siglos de nuestra era, convirtiéndose finalmente en un pensamiento declarado herético después de una etapa de cierto prestigio entre los intelectuales cristianos. En efecto, puede hablarse de un gnosticismo pagano y de un gnosticismo cristiano, aunque el más significativo pensamiento gnóstico se alcanzó como rama heterodoxa del cristianismo primitivo.

¬¬ ¿Por qué no se me ocurrió antes?


Me he robado las palabras del Tales Mexicano, espero lo comprenda… es por una buena causa 😛

“Dogmatismo, clásico. Una especie de Placebo teórico: algo tangible a lo cual poder asirse y desde donde sea dado elevar una seguridad precaria pero sencillamente justa para las necesidades de bolsillo. Lo que yo creo es que uno mismo debe cavar en los distintos niveles de realidad con sus manos; hay que ensuciarse. Entonces se conformara una ontología y una visión del mundo subjetiva, ciertamente, pero no puede ser de otro modo, y que se mantenga inconformista y en constante búsqueda. Cuándo uno cree tener la verdad entre las manos, es cuando más perdido está”

Moraleja: No porque diga filosofía ya todo es gloria. (¡ay! Qué han hecho con esa bella palabra)

RSS RSS de WordFather

.::TWITTER::.

Posts

junio 2017
L M X J V S D
« Jun    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Páginas