Posts Tagged 'literatura'

Plagio textual… y Folk Rock

I. Sorbo de cafeína.

¿Hay algo más lacerante que pensar en la crisis de todas las cosas? Este paradigma es el inicio de un canon de repetidos amagos contra el pensamiento. Solo se castiga, ya sabe que padece, hacia donde se inclinan los aspavientos cuando la ausencia de todo se vuelve mucho.

No respeto las escrituras, saben de lo que hablo, unos siglos antes ya hubiera sido condenado por el simple hecho de llevar a la práctica de mi mutismo. Ahora ¿qué es estar acompañado? ¿Acaso es una virtud? O,  ¿una urgencia emocional? Muchos mortales han desentrañado la misma verdad de las cosas como en las tribus de antaño en tiempos de hablar con los dioses no debe de haber ningún tipo de contacto con los seres adjuntos.

No pretendo molestar la costumbre ancestral de vivir con uno mismo pero si el equilibrio fuera simplemente eso, donde queda la cara mala, la incertidumbre ante lo repetitivamente mediático respecto a la monstruosa aproximación del universo a la humanidad o que un cartucho de balas es tan parecido a la desinformación, que ver el lesbianismo es tan emocionante como un parto, que el autismo es sabiduría, que el Alef es un punto que contiene todos los puntos, que el asiento del café no se drena en el alma y en cambio mata lentamente, que el hedor de la basura encerrada se muda en fuego para el hornaso de yupis ecologistas, que improvisar jazz es asunto de empirismo anacrónico, que lo patético rechina como vicio de micrófono, que los publicistas mexicanos se creen occidentales y los hijos de la tierra solo aparecen en lo altruista, que Karol Woyjtila no ha sido crucificado porque no hay fariseos que lo demanden, que envidio lo noctámbulo del gato, que al pasar por la vía dolorosa… te encontraras una flor en el desierto.

Estos son Altan Urag, una banda muy buena de folk rock. Solo escúchenlos e impáctense. También lean el texto de arriba, es bueno, me lo plagié del voz orgásmica (ajá, Vixtor Hvgo), a ver que les parece 😛

Saludos

Anuncios

Edward Mordrake y su otro rostro.

Bien, voy a contarles un poco de Edward Mordrake..

Se decía que era un hombre muy atractivo y con un talento especial para la música y los estudios, además de ser heredero de una buena fortuna en la Inglaterra victoriana que nunca reclamó. Cualquiera pensaría que todo le iba a las mil maravillas, y era cierto, excepto por una cosa, en la parte de atrás de su cabeza tenía otra cara, la de una mujer.

La cara era autónoma; parece ser que ni comía ni hablaba, pero babeaba y balbuceaba, los ojos seguían con mirada maliciosa los movimientos de alguien en la habitación, incluso reía cuando Mordrake se derrumbaba anímicamente. Edward se obsesionó tanto con su malvada hermana gemela que pidió que se la quitaran sin importarle si él mismo fallecía en la operación, pero ningún médico se atrevió a una operación tan delicada.
Achacaba aquella anomalía física a una maldad no pagada de alguno de sus antepasados y entre esa idea y su complejo se aislaba encerrándose en la habitación, no quería ver a nadie y menos a miembros de su propia familia.
Incapaz de aguantar la tensión desgastadora de que la cara le susurrase cosas terribles cuando se dormía se suicidó a los 23 años. Hay tres versiones:
-tomando veneno
-ahorcándose
-disparándose

Dejó una carta en la que indicaba que se destruyera la cara maligna para que le dejara en paz el sueño eterno antes de ser enterrado en un sitio sin lápida, fuera de cualquier cementerio. La suya fue una de las historias más melancólicas de la deformidad humana.

Aquí les dejo un videito de la canción “Poor Edward” con Tom Waits. Disfrútenla.

Poor Edward
Did you hear the news about Edward?
On the back of his head
He had another Face
Was it a woman’s face
Or a young girl
They said to remove it would kill him
So poor Edward was doomed
The Face could laugh and cry
It was his Devil twin
And at night she spoke to him
Of things heard only in Hell
They were impossible to separate
Chained together for life

Finally the bell tolled his doom
He took a suite of rooms
And hung himself and her
By the balcony irons
Some still believe he was freed from her
But I knew her too well
I say she drove him to suicide
And took Poor Edward to Hell

Isidore Ducasse, ¡¡From Hell!!

ducasse2Con motivo de festejo a Isidore Ducasse: el más importante de los poetas malditos, dueño de una narrativa llena de surrealismo con tintes de crueldad y maldad) escribí un poco de el y agregué el primer canto, para que se deleiten con esa crueldad sanguinaria.
 Nació el 4 de Abril de 1846 y muere el 24 de noviembre de 1870. Al morir, sus parientes habrían hecho lo imposible por borrar su nombre del mundo, contribuir al olvido de su obra y salvar así el buen nombre de los Ducasse. Cierto investigador -cuyo nombre no me importa- acentúa el elemento siniestro en torno a Lautréamont, consignando una variedad de casos de suicidios, muertes extrañas y ataques de demencia, tanto en las personas que lo rodearon, como en quienes quisieron aproximarse al estudio de su vida y de su obra.
Tiene una frase reconocidísima: «bello como el encuentro fortuito, sobre una mesa de disección, de una máquina de coser y un paraguas»
Muchos artistas reconocidísimos se inspiraron en él para sus obras… pero bueno, ya mucho rollo, ustedes mismo juzguen, pongo aquí el canto primero:

 

CANTO PRIMERO

(fragmento)

RUEGO al cielo que el lector, animado y momentá neamente tan feroz como lo que lee, encuentre, sin de sorientarse, su camino abrupto y salvaje, a través de las desoladas ciénagas de estas páginas sombrías y lle nas de veneno, pues, a no ser que aporte a su lectura una lógica rigurosa y una tensión espiritual semejante al menos a su desconfianza, las emanaciones mortales de este libro impregnarán su alma lo mismo que hace el agua con el azúcar. No es bueno que todo el mundo lea las páginas que van a seguir; sólo algunos podrán saborear este fruto amargo sin peligro. En consecuen cia, alma tímida, antes de que penetres más en seme jantes landas inexploradas, dirige tus pasos hacia atrás y no hacia adelante, de igual manera que los ojos de un hijo se apartan respetuosamente de la augusta con templación del rostro materno; o, mejor, como durante el invierno, en la lejanía, un ángulo de grullas friolen tas y meditabundas vuela velozmente a través del si lencio, con todas las velas desplegadas, hacia un pun to determinado del horizonte, de donde, súbitamente, parte un viento extraño y poderoso, precursor de la tempestad. La grulla más vieja, formando ella sola la vanguardia, al ver esto mueve la cabeza, y, consecuen temente, hace restallar también el pico, como una per sona razonable, que no es~á contenta (yo tampoco lo estaría en su lugar), mientras su viejo cuello despro visto de plumas, contemporáneo de tres generaciones de grullas, se agita en ondulaciones coléricas que pre sagian la tormenta, cada vez más próxima. 130px-maldoror-chant_vi-paragraphe1-beau_comme-2

Después de haber mirado numerosas veces, con sangre fría, a to dos los lados, con ojos que encierran la experiencia, prudentemente, la primera (pues ella tiene el privile gio de mostrar las plumas de su cola a las otras gru llas, inferiores en inteligencia), con su grito vigilante de melancólico centinela que hace retroceder al enemigo común, gira con flexibilidad la punta de la figura geo métrica (es tal vez un triángulo, aunque no se vea el tercer lado, lo que forman en el espacio esas curiosas aves de paso), sea a babor, sea a estribor, como un há bil capitán, y, maniobrando con alas que no parecen mayores que las de un gorrión, porque no es necia, em prende así otro camino más seguro y filosófico. Lector, quizás desees que invoque al odio en el co mienzo de esta obra. ¿Quién te dice que no has de ol fatear, sumergido en innumerables voluptuosidades, tanto como quieras, con tus orgullosas narices, anchas y afiladas, volviéndote de vientre, semejante a un ti burón, en el aire hermoso y negro, como si compren dieras la importancia de ese acto y la importancia no menos de tu legitimo apetito, lenta y majestuosamen te, las rojas emanaciones? Te aseguro que los dos de formes agujeros de tu horroroso hocico, oh monstruo, se regocijarán, si te dispones de antemano a respirar tres mil veces seguidas la conciencia maldita de lo Eter no. Tus narices, desmesuradamente dilatadas por la ine fable satisfacción, por el éxtasis inmóvil, no pedirán otra cosa al espacio, embalsamado de perfumes e in cienso, pues se colmarán de una dicha completa, como los ángeles que habitan en la magnificencia y la paz de los gratos cielos.

 

Los invito a leer más de el, se van a enamorar, se los prometo. En esta página viene uno de los cantos que más me gustan: 
http://www.elinterpretador.net/4Conde%20de%20Lautr%E9amont,%20Cantos%20de%20Maldoror.htm

Soberbio, encantador, envolvente, de lo más delicioso de las lecturas 🙂

RSS RSS de WordFather

.::TWITTER::.

Posts

octubre 2017
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Páginas